Carmelita de pulpo

Montando una carmelita de pulpos

Imagina que has comprado un señor pulpo, debidamente etiquetado en tu pescadería o supermercado de confianza, y que es tan grande que, después de sancocharlo, hacer un par de rejos a la vinagreta y otro par a la gallega, te sobra pulpo todavía. Pues…