Carmelita de pulpo

Imagina que has comprado un señor pulpo, debidamente etiquetado en tu pescadería o supermercado de confianza, y que es tan grande que, después de sancocharlo, hacer un par de rejos a la vinagreta y otro par a la gallega, te sobra pulpo todavía.

Pulpo sancochado

Pues en ese caso te recomiendo que hagas una carmelita de pulpos, una receta que he visto en algunos restaurantes de las Islas y que está buenísima. Además es bastante sencilla y muy resultona.

Ingredientes¿Qué ingredientes necesitas?

  • Ajo, perejil y aceite para el majado.
  • Cebolla y pimiento (verde, rojo, amarillo) para acompañar al pulpo.
  • Y pulpo, por supuesto, previamente sancochado.

Opcionalmente, puedes echarle sal a la comida, si eres de paladar sabroso y no tienes problemas de tensión. También puedes utilizar comino y alguna que otra especia más, pero eso ya lo dejo a tu gusto.

Preparando el majado.

El majado es una versión “pobre” del mojo verde, pero si prefieres hacer la carmelita con el mojo como dios manda, también te quedará estupenda.

En el vaso de la picadora (para los que tengan ganas de hacer músculo, pueden trabajar en el almirez), pon los ajos pelados y bastante cantidad de perejil. En mi caso está recién cogido del pequeño huerto que tengo en casa, sabe mejor y te da mucha más satisfacción personal.

Añade aceite de oliva en bastante cantidad, que cubra los ingredientes. Para esta receta he utilizado aceite virgen de la Caldera de Tirajana, que se produce en Gran Canaria y tiene muy buen sabor.

Si le quieres poner sal, este es el momento. También es el momento de añadir comino en polvo u otras especias que te llamen la atención.

Picamos todo y ya tenemos listo el majado para nuestra carmelita de pulpo.

Majado

Turno de las hortalizas.

HortalizasSe trata de partir las hortalizas más o menos en juliana (tiras finas). En este caso he utilizado cebolla, pimiento verde y pimiento rojo. Si eres amante de los colores, le puedes añadir pimiento amarillo también y tu plato lucirá muy colorido al final.

Si estás planteándote poner una compostadora en casa y tienes hueco para ello, piensa que este sería un buen momento de aprovechar las cáscaras de los ajos, las pepitas de los pimientos y la piel de la cebolla. Y con todo eso tienes tierra para tus plantas.

Seguimos con la receta. Ponemos a calentar una plancha, aunque también lo puedes hacer en una sartén grande si no tienes plancha en casa. Cuando esté caliente, echa un poco de majado en el fondo y a continuación las hortalizas. Echamos un poco más de majado por encima. Removemos ligeramente para que los ingredientes se distribuyan por igual y cojan mejor el calor de la plancha.

Ahora hay que tener paciencia y dejar que el pimiento y la cebolla se vayan pochando. Tienen que estar blanditos antes de echar el pulpo.

Y el pulpo, por supuesto.

Cuando veas que la consistencia es blanda, podemos echar el pulpo en la plancha y añadir lo que queda de majado. Dejamos que se cocine un poco más, para que el pulpo coja el sabor de los ingredientes. Retiramos del calor y ya está lista para comer.

Carmelita en ebullición

Ahora viene la parte más importante de la receta: ¡disfrutarla! Para acompañar el plato he puesto pan de puño de Juncalillo, porque no me resisto a mojar el aceite de la carmelita en condiciones. También lo he acompañado con un vinito blanco semiseco de Viña La Vica de vendimia nocturna, que pega muy bien y se produce en Gran Canaria.

Aquí va el vídeo resumen de la receta, por si te es más cómo de recordar:

Si te animas a hacerla, envíanos tu foto y cuéntanos qué variaciones propones, me encantará ponerlas en práctica 🙂

¡Que aproveche!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *